40 establecimentos donostiarras reciben las Barandillas de Plata en la I Gala del Pintxo

El Palacio Miramar de San Sebastián fue el escenario escogido para llevar a cabo hoy martes a mediodía la entrega de las primeras Barandillas de Plata y Oro, que concede el Instituto del Pintxo a los establecimientos de la ciudad que cumplen con el decálogo de calidad establecido o que destacan por su excelencia.

El evento, que tuvo un carácter muy emotivo y familiar, sirvió para reunir a los establecimientos premiados en torno al “túnel del tiempo del pintxo”, una iniciativa que recreó las barras y pintxos de míticos establecimientos de la ciudad, ya desaparecidos, o que hoy en día siguen en funcionamiento. Un viaje desde las primeras gildas de la década de los 50, pasando por el Aloña Berri y otros bares que hicieron historia hasta llegar a la actual cocina en miniatura.

El Teniente Alcalde, Ernesto Gasco, quiso apuntar que “con esta Gala hemos rendido un homenaje a la hostelería donostiarra que nos ha llevado a ser lo que somos en el ámbito de la gastronomía ya no solo a nivel del Estado sino en muchos lugares del mundo. No en vano, recientemente la costumbre de ir de pintxos en Donostia fue considerada como la mejor experiencia gastronómica del mundo. Por eso hemos querido poner en valor el esfuerzo que durante décadas nuestros bares han realizado y proteger esta tradición, potenciando y manteniendo la calidad, la elaboración y las buenas prácticas. Disfrutamos de un patrimonio cultural gastronómico propio como es el pintxo, reflejo de nuestra idiosincrasia y tradición, que hay que poner en valor”.