Aprobada la II Fase de la defensa ante inundaciones del Urumea

El concejal de Urbanismo y Proyectos y Obras, Enrique Ramos, ha anunciado la aprobación del Convenio de Colaboración entre el Ayuntamiento de Donostia/San Sebastián, la Agencia Vasca del Agua y la Mancomunidad municipal de aguas del Añarbe para poner en marcha la II fase del Proyecto de defensa contra inundaciones del río Urumea a su paso por el barrio de Martutene en San Sebastián.

Un convenio, que tal y como ha indicado Enrique Ramos, incluye el compromiso del gobierno municipal de aportar 1.501.953, 40 euros más para la construcción de un tanque de tormentas y una estación de bombeo. Importe adicional que ha sido ya aprobado en su práctica totalidad en Junta de Gobierno.

“Este Convenio -ha explicado Enrique Ramos- sustituye al firmado el 9 de junio de 2014 entre la Agencia Vasca del Agua y el Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián y da entrada a Aguas del Añarbe tras proponer la Mancomunidad aprovechar esta intervención para remodelar el sistema de recogida de aguas residuales de la zona afectada con el fin de reducir costes y minimizar los inconvenientes de acometer dos actuaciones. Además, con el incremento de la aportación municipal podrá garantizarse el drenaje urbano mediante la instalación del mencionado tanque de tormentas en la zona de Apostolado que permitirá acumular las aguas pluviales sin inundar el barrio en los momentos de crecida del río.”

Enrique Ramos ha indicado que “hasta el momento, el Ayuntamiento donostiarra ha destinado 6 millones de euros a la primera fase del proyecto, 9 millones de euros se dedicarán al desarrollo de la segunda fase que, sumados a este millón y medio aprobado el pasado martes, suma un total de 16.500.000 de euros los que el gobierno municipal destinará al Proyecto de defensa contra inundaciones del río Urumea.”

En opinión del concejal socialista la aportación final “pone de manifiesto y ratifica el compromiso con los vecinos y las vecinas de la zona de la Vega del Urumea y con la seguridad del entorno en una intervención que supone una importante regeneración urbana ya que el encauzamiento del río conlleva el derribo de antiguos pabellones, la aparición de nuevos paseos peatonales que contribuyen a una renovación completa de toda la zona. “