Casi 15.000 donostiarras tendrán una nueva estación de Metro en septiembre

El tramo Herrera Altza, que da continuidad a la nueva variante Loiola-Intxaurrondo-Herrera del Metro de Donostialdea, se pondrá en funcionamiento a mediados de septiembre, una vez que ETS concluya los últimos trabajos que se están desarrollando de acuerdo a los plazos previstos. El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, ha visitado este miércoles las obras de la estación de Altza junto con el director general de Eusko Trenbide Sarea, José Luis Sabas, y el director de obra., Álvaro Moral.

Eneko Goia ha expresado su satisfacción por la conclusión de las obras y la próxima apertura de la estación, “lo que llevará el Metro hasta un barrio poblado de la ciudad, mejorando la movilidad de miles de personas que pondrán llegar hasta el centro de la ciudad usando el topo”. Goia ha subrayado que esta “es otra de las piezas del proyecto del Metro de Donostialdea, una apuesta decidida por un medio de transporte público, social y limpio de emisiones, lo que redunda en un beneficio para los y las donostiarras y para la propia ciudad”.

El alcalde ha puesto de relieve las similitudes que existen entre la estación de Altza y la de Intxaurrondo, inaugurada en 2012, y que ha ofrecido un servicio a este barrio. En la actualidad, cerca de un millón de personas (970.995 en 2015, según datos del Ayuntamiento) utilizan el topo desde la estación de Intxaurrondo. En lo que llevamos de 2016, son ya 613.000 las personas que han utilizado este medio de transporte accediendo desde la estación de este barrio.

“Todo ello es un indicador de que los barrios periféricos de la ciudad necesitan un transporte ferroviario eficaz que los acerque al centro de la ciudad y que sus vecinos y vecinas respaldan con su utilización las inversiones realizadas en dichas infraestructuras. Estamos convencidos de que la apuesta que las instituciones vascas estamos realizando por el Metro de Donostialdea sigue esta línea de dar respuesta a esta necesidad apostando por un transporte social, limpio y público”, ha indicado Goia.

14.000 personas, en un radio máximo de diez minutos de la estación

El tramo Herrera-Altza tiene una longitud de 1.040 metros que discurren bajo tierra. La variante ferroviaria se inicia con una prolongación recta de la actual estación de Herrera y posteriormente traza una alineación curva a derecha que discurre bajo la antigua N-1 y bajo las vías de Adif antes de otra alineación curva izquierda para terminar en recta bajo el paseo Félix Iranzo, donde se encuentra la nueva estación. Dispone de dos vestíbulos y dos cañones de acceso que desembocan en el paseo de Larratxo, junto al ambulatorio, y en Santa Bárbara

La estación cuenta con andenes laterales y cada andén tiene dos escaleras que dan acceso a sendas mezzaninas donde se alojan los vestíbulos de la terminal. A los andenes también se podrá acceder a través de ascensor que conectará con el exterior por medio de otro elevador. 5.500 personas tendrán la estación a menos cinco minutos de sus domicilios, y 8.800 a menos de diez.  En un futuro, este tramo tendrá continuidad hacia Pasaia, donde está prevista la construcción de una nueva estación soterrada, y Galtzaraborda.

Texto y foto: Ayuntamiento de Donostia