Comienzan la reposición de la barandilla en la zona del voladizo de La Concha

De este modo, continua la reposición de la barandilla de la Concha, uno de los grandes símbolos de la ciudad que el año pasado cumplió 100 años. El primer tramo se instaló entre el Náutico y la primera Rampa. Este tramo, de 270 metros de longitud fue repuesto en 2004 y en 2011, coincidiendo con las obras del aparcamiento subterráneo de la Plaza Cervantes, se procedió a renovar la barandilla hasta el Hotel de Londres.

Las obras que ahora se acometen incluyen 130 elementos de barandilla (de hasta cuatro composiciones) junto a un total de 130 pilastras compuestas de una caliza marmórea gris conocida como Gris Deva. Todos estos elementos recompondrán este tramo del paisaje característico de la ciudad de San Sebastián.

La barandilla de La Concha es una poligonal formada por pequeños tramos de barandilla apoyados en pilastras de piedra cuadradas ancladas en zócalos rectangulares de piedra con ribetes ornamentales y la que con cierto ritmo sustituye la pilastra pétrea por otra metálica que es la base de las farolas que alumbran el Paseo. El conjunto de la barandilla está integrada por cuatro elementos: el zócalo, las pilastras, la barandilla metálica y las farolas metálicas.

El proyecto actual busca subsanar deficiencias detectadas anteriormente. Por ell, y respetando siempre la estética de la barandilla original, la unión de la tornillería y las placas de encaje con la barandilla se realizará en acero galvanizado que será posteriormente protegido por resina para obtener una mayor durabilidad. En ningún caso las barandillas serán manipuladas y cortadas en obra. Para concluir se acometerán las labores de recomposición de la acera.