Donostia organiza sus V Jornadas de Alcoholismo y Adicciones

El Salón de Plenos del Ayuntamiento de San Sebastián acogerá este viernes 18 de noviembre, a partir de las 19:00 horas, las V Jornadas de Alcoholismo y Adicciones bajo el lema “Familia y Adicción”. Con entrada libre hasta completar aforo, el encuentro está organizado por la Asociación de Alcohólicos y Adictos en Rehabilitación de Gipuzkoa (AERGI).

Las jornadas han sido presentadas en el consistorio donostiarra, con la presencia concejal delegada de Acción Social, Aitziber San Roman; junto a Josean Fernández y Yolanda Anguera, Presidente y Secretaria de AERGI, respectivamente; y Ana Mari Martínez, familiar de paciente adicto. San Roman ha subrayado el interés de estas jornadas que van a permitir abordar y analizar en profundidad, “de mano de profesionales referentes en sus respectivas áreas, una cuestión poco tratada como es la influencia que las adicciones tienen en el entorno de la persona adicta”.

De este modo, San Roman ha señalado que “uno de nuestros grandes objetivos es trabajar para que todas las personas puedan desarrollar en nuestra ciudad su proyecto de vida. Por ello, para nosotros es de vital importancia hacerlo de la mano de asociaciones como AERGI, que nos encontrará siempre que quiera en su camino para avanzar juntos hacia ese objetivo”.

Desde AERGI sus responsables han subrayado que han elegido el tema de “Familia y adicción” por el gran desconocimiento existente sobre la incidencia de las adicciones en el plano familiar, conocida como ‘proceso de coadicción o codependencia’. En esta línea, ambos han subrayado que “la codependencia es la otra cara de la adicción, la que nadie -ni siguiera lo propios afectados-, pueden ver. La parte silenciosa de la dependencia y, en gran parte, la gran olvidada. Contando con los entornos, familiar, social y laboral, se estima que la media de afectados por adicto ronda entre seis y ocho personas”, han recordado.

La codependencia –explican desde AERGI-, es el fenómeno que se produce en el ámbito familiar en base a los impactos que originan los comportamientos e intoxicaciones de la persona adicta. “En él, cada miembro va adoptando una serie de roles ya determinados claramente, tratando de reequilibrar la estabilidad del núcleo familiar que se ve mermada por el proceso degenerativo de alguno de sus miembros”, explican.

Texto y foto: Prensa Ayuntamiento Donostia