Donostia se integra en la recién creada red europea de alcaldes de Capitales Culturales

Delegaciones de 50 ciudades europeas que han sido o serán Capitales Culturales han suscrito hoy una declaración en Florencia que pide “reforzar y promover” las políticas culturales en el Viejo Continente, desde la constatación de que son la base “del fortalecimiento de la cohesión social” y contribuyen a mantener viva la herencia cultural europea.

El alcalde de Donostia / San Sebastián, Eneko Goia, y la concejala delegada de la Capitalidad Europea, Miren Azkarate, han participado en la primera Conferencia de Alcaldes de Capitales Culturales Europeas, que ha decidido constituirse en una red que celebrará cada dos años un encuentro en alguna de las ciudades que designadas en este programa.

La Conferencia, celebrada en el Palazzo Vecchio de Florencia, ha servido para que los participantes analicen a fondo el estado actual de las políticas culturales en los diferentes países de la Unión Europea. Así, la mayoría de los participantes han coincidido en señalar que, en un momento político e histórico crucial para el proyecto europeo, el fortalecimiento de las políticas culturales, tanto por parte de los Estados como de las ciudades, se presenta como uno de los retos que pueden contribuir a estructurar socialmente a la UE.

En la declaración aprobada, las ciudades participantes concluyen que el título de Capital Cultural Europea puede aportar “importantes beneficios” para la ciudad que lo ostenta, “especialmente si forma parte de una estrategia de largo plazo en el diseño sostenido de las políticas culturales”. Por ello, se comprometen a “mantener nuestras expresiones de diversidad y herencia cultural” al tiempo que reafirman su voluntad de situar en el primer lugar de nuestras agendas municipales” las políticas culturales.

La experiencia de San Sebastián

En el curso de la Conferencia, Eneko Goia ha intervenido en una mesa de trabajo junto con representantes de Rjeka y Dublin. En la misma, el primer edil ha expuesto la experiencia de San Sebastián como Capital Cultural en 2016. Goia ha recordado que el programa basado en el concepto de “Cultura para la Convivencia” surgió en un contexto de fuerte tensión política y social y con la actividad terrorista de ETA aún viva. Sin embargo, el año de la Capitalidad llegó cuando ETA ya había anunciado el fin de sus acciones armadas, ha recordado Goia.

El alcalde ha detallado que muchos de los programas de la Capitalidad tenían como objetivo buscar y promover la convivencia, además de abrir espacios que supusieran una mejora en el clima social y la participación de la ciudadanía en la construcción de esta convivencia, y ha puesto como ejemplo la iniciativa “Adiorik gabe” de recuerdo y memoria de las víctimas del terrorismo y la violencia, el Festival Stop War contra la guerra, los debates en torno a la inmigración o la exposición “Tratado de Paz”.

A juicio del alcalde, aunque todavía falta una mayor perspectiva temporal, esta experiencia “ha ayudado a consolidar en nuestra ciudad una mejoría notable en la convivencia y, sin olvidar nuestro pasado reciente de conflicto, San Sebastián es hoy una ciudad de esperanza”.