El ascensor inclinado de Morlans entrará en funcionamiento en noviembre

La corporación municipal con el alcalde Eneko Goia y la concejala de Movilidad y Transporte, Pilar Arana, a la cabeza visitan las obras del elevador que conectará Morlans y Aiete y dará servicio a casi 4.000 donostiarras.

El ascensor inclinado que unirá Morlans y Aiete estará listo en noviembre. Así lo ha asegurado la concejala de Movilidad y Transporte, Pilar Arana, que junto al alcalde de Donostia / San Sebastián, Eneko Goia, varios concejales de la corporación municipal, técnicos municipales y responsables de la obra han visitado los trabajos de construcción del citado elevador, que dará servicio a casi 4.000 donostiarras, mejorando las conexiones entre ambos barrios, así como entre Aiete y el centro de la ciudad.

Del mismo modo, Arana ha anunciado que «una vez se retire el material acopiado durante los trabajos de estabilización de la ladera y se levante el muro de protección, el bidegorri que une Morlans y Lugaritz a través del túnel volerá a abrirse, algo que esperamos se produzca a lo largo del mes de julio».

Una vez superados los trabajos de estabilización de la ladera, que se han prolongado más de lo previsto debido a su complejidad, ha arrancado la fase constructiva del elevador. El ascensor inclinado recorrerá 143 metros de distancia en poco más de un minuto, con una cabina que tendrá cabida para 25 personas, y salvará una pendiente media del 26,8%.

El ascensor vertical en junio

El proyecto de conexión vertical entre Morlans y Aiete consta de un segundo ascensor vertical, que conectará el paseo de Pio Baroja con el paseo de Aiete. Pilar Arana ha señalado que «este elevador se encuentra en su fase final de construcción y se pondrá en funcionamiento la primera semana de junio».

También hoy se ha anunciado que La línea 46-Morlans de Dbus dispone de una nueva parada en la zona de Morlans: Morlans 51.
La nueva parada está ubicada en dirección Morlans entre las paradas Morlans 73 y Morlans Ascensor.