El puente de Espartxo ya tiene vigas

Las cuatro grandes vigas sobre las que se asentará el tablero del nuevo puente de Espartxo, en Txomin, ya han sido colocadas. Es el paso más importante de la obra que, si todo va según lo previsto, permitirá la apertura provisional a la circulación rodada antes de acabar el año.

La concejala de Proyectos de Ciudad, Marisol Garmendia, ha señalado que “pese a la adversa meteorología, la colocación de las vigas se ha desarrollado sin problemas y a partir de ahora se acometerá la construcción del tablero del puente, por el que discurrirán coches y peatones”.

Una de las características del nuevo puente es la separación de las aceras respecto de la calzada mediante pasarelas a los costados. Para acometer su construcción habrá que derribar el viejo puente, obra que se prolongará por espacio de una semana.

La obra, que tiene un presupuesto de 2,5 millones de euros, estará finalizada en su totalidad a finales de enero o principios de febrero.