Eusko Ikaskuntza recibirá la Medalla de Oro de Donostia

La Junta de Portavoces del Ayuntamiento ha decidido por unanimidad otorgar dicho galardón a la Sociedad de Estudios Vascos en el centenario de su nacimiento.

La Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza recibirá la Medalla de Oro de Donostia / San Sebastián. Así lo ha decidido por unanimidad la Junta de Portavoces del Ayuntamiento, que ha dado a conocer su decisión a través de la lectura de un comunicado realizada por el alcalde, Eneko Goia, y las y los portavoces de los grupos municipales, que han destaco su labor en pro del desarrollo de la cultura vasca, así como la estrecha vinculación que durante estos 100 años ha mantenido esta institución con la ciudad.

La decisión de otorgar este galardón se da coincidiendo con el centenario de la creación de la Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza, que surgió oficialmente el 22 de diciembre de 1918 en Donostia / San Sebastián, a iniciativa de las diputaciones de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra, con el fin de difundir e investigar la cultura vasca y de buscar soluciones a diversos problemas de la sociedad vasca.

A petición de Navarra, se decidió que «la sede estuviera en Donostia / San Sebastián, por ser la más céntrica entre las capitales vascas y la que mejores comunicaciones tiene». Así surgió esta entidad que supuso el inicio de la modernidad en al cultura vasca, y que sigue desarrollando su actividad en el Palacio Miramar 100 años más tarde.

La aportación de la Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza a la cultura vasca, y su labor para acercar la cultura universal al País Vasco ha sido de tal calado que ha sentado unas bases sólidas para comprender el País Vasco actual. Además, dicha sociedad ha contado con el apoyo desde el inicio como socio del Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián, que ha acogido y apoyado numerosas actividades desarrolladas por Eusko Ikaskuntza en la ciudad, así como de muchos y muchas donostiarras.

Entre los numerosos méritos que tiene la Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza, están las reuniones y trámites previos necesarios para crear la Academia del Euskera Euskaltzaindia – Miguel de Muñoa y Elbira Zipitria, pioneros en la fundación de ikastolas fueron socios de la entidad – .

Asimismo, estableció una Biblioteca Vasca en su sede de la Diputación, desde donde fijó dos líneas de trabajo principales: la Universidad Vasca y la autonomía política. De este modo, impulsó Cursos de Verano de nivel universitario en 1927 en San Sebastián, y en 1932 sentó los primeros cimientos de lo que luego sería la Universidad del País Vasco, creando el centro de Estudios Científicos de San Sebastián.

Además, la Sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza promovió, entre otras muchas cosas, el teatro en euskera, y realizó un gran esfuerzo para promover la presencia de la mujer en el ámbito cultural y científico.

Tras ver interrumpida y prohibida su labor y actividad durante la Guerra Civil y la Dictadura franquista, en 1978 reafirmó su compromiso por seguir trabajando, así como por convertir a su sede de San Sebastián en un centro de investigaciones y estudios vascos. Desde ese momento y hasta ahora, la sociedad de Estudios Vascos – Eusko Ikaskuntza, ha sido la promotora de numerosos eventos que han constituido un hito en la historia cultural del País Vasco, y ha tenido a San Sebastián y a las y los donostiarras como testigos privilegiados de todo ello.