Fermín Muguruza se lleva el premio Adarra 2017

«Muguruza representa como nadie la capacidad de absorber las influencias de otras músicas, otros orígenes, de integrarlos en nuestra cultura y de expresarlos en euskera», han dicho los miembros del jurado para otorgarle al artista guipuzcoano el premio Adarra. Éste le será entregado el próximo 21 de junio, durante el Día Internacional de la Música, antes del concierto que el irundarra ofrecerá en el Teatro Victoria Eugenia.

«Su incesante, ingente, trabajo de colaboración con músicos de formaciones muy diferentes a la suya; su intercambio de experiencias, principalmente musicales, con artistas de todo el mundo y su innegable capacidad de comunicación con el público joven, al que transmite sus inquietudes e intereses como pocos otros artistas en la Euskal Musika, lo convierten en una personalidad única» continúan en su valoración desde el Ayuntamiento de Donostia, que dice de Muguruza que «se dedica a abrir caminos y a encontrar compañeros de viaje que los transiten con él».

Muguruza recibirá como premio una escultura creada por la artista navarra Marijose Recalde (Pamplona), que representa a una figura neutra con un cuerno, aludiendo al origen de la música por la relación de éste con lo natural y primigenio. La obra está realizada en bronce con pátina texturizada en varios colores para diferenciar los distintos elementos que la componen y resaltar la vibración, la fuerza, la alegría y excitación de la música.

Muguruza ha preparado un concierto muy especial para la ocasión, en el que interpretará, por primera vez, las principales canciones de su repertorio acompañado por Micaela Chalmeta Big Band – Taller de Músics de Barcelona. Las entradas para el concierto cuestan 18 € y ya están a la venta en los canales habituales de Donostia Kultura (donostiakultura.com/sarrerak y taquillas del Teatro Victoria Eugenia y Teatro Principal).

El Ayuntamiento de Donostia / San Sebastián y Donostia Kultura crearon este premio en 2014 con el objetivo de reconocer con carácter anual la labor de un o una artista que, en el terreno de la Euskal Musika, haya desarrollado o esté desarrollando una carrera de especial relevancia e influencia. En su primera edición, en 2014, el premio se otorgó a la labor creativa y al genio Mikel Laboa, en 2015 recibió el premio Ruper Ordorika y el año pasado, Benito Lertxundi.