La Parte Vieja y el Puerto, declaradas “saturadas” a efectos de viviendas turísticas

Así lo indica la nueva Ordenanza Reguladora del Uso Urbanístico de Viviendas Turísticas y Alquiler de habitaciones de Vivienda Habitual para uso turístico, que establece una división de San Sebastián en tres zonas, cada una de las cuales tendrá un régimen regulador adaptado a su realidad y su situación actual en lo que al alquiler turístico se refiere. Esta reciente normativa declara que la Parte Vieja y el Puerto son ‘zonas saturadas’, por lo que no podrán albergar nuevas licencias más allá de las actualmente existentes o en tramitación; la Zona 2 (con alta demanda) establece una serie de limitaciones para los pisos de alquiler vacaciones mientras que la llamada Zona 3 (con posibilidad de incremento) recoge un régimen más abierto aunque igualmente regulado. En la imagen se puede ver la distribución exacta.

El alcalde de Donostia, Eneko Goia, y el concejal de Urbanismo Sostenible, Enrique Ramos, han presentado la nueva regulación, que ha sido aprobada por la Junta de Gobierno local y que tendrá que ser ratificada por el Pleno antes de su entrada en vigor. La nueva regulación será de aplicación a las parcelas residenciales, excluyendo la posibilidad de alquiler turístico en parcelas destinadas a la actividad económica o industrial –polígonos- así como aquellas parcelas destinadas a equipamiento comunitario.

Además, se excluyen de esta ordenanza el uso turístico de la totalidad de los inmuebles de una edificación plurirresidencial o un módulo de dicha edificación con acceso independiente. Así, un edificio podrá destinarse a uso turístico si la totalidad de los inmuebles del mismo se utilizan para el alquiler vacacional.

La ordenanza indica que la existencia de uso turístico se presumirá “cuando se oferten o comercialicen por cualquier canal de oferta turística, o se realice declaración o comercialicen por cualquier canal, o se comunique un inicio de actividad turística o económica ante cualquier administración”. La vivienda destinada al alquiler turístico se asimilará con el uso terciario (uso hotelero) mientras que el alquiler de habitaciones en vivienda habitual seguirá con un uso asimilado al uso residencial.

El uso de vivienda turística y el de alquiler de habitaciones en vivienda habitual para uso turístico, sólo será posible en los inmuebles que tengan reconocido un uso de vivienda y cumplan con las determinaciones de la ordenanza. No se podrá realizar actividad turística en viviendas de protección pública ni alojamientos dotacionales.

La Ordenanza recoge dos tipos de modalidades: la vivienda para uso turístico, y la vivienda habitual destinada a alquiler turístico (habitaciones, estancias y recintos de la vivienda), cuya parte alquilada no podrá ser nunca superior a la mitad de la superficie de la vivienda o a 125 m2. La vivienda contará con un mínimo de un dormitorio y un baño, así como una estancia cocina-comedor. Así, se fijan las condiciones que deberá cumplir el inmueble destinado al alquiler turístico (accesibilidad, protección ante incendios, protección acústica…).

Texto y foto: Prensa Ayuntamiento Donostia