Loiola cambiará su actual travesía por un boulevard

El proyecto diseñado transformará el actual tramo viario de casi 600 metros de longitud que discurre entre el puente de los cuarteles y la rotonda de Riberas de Loiola. La propuesta definifiva, fruto de un proceso de participación ciudadana en Loiola, va a ser presentado este jueves: “Se reduce el número de carriles de circulación, quedando uno en cada sentido, separados por una mediana de seguridad, sin aparcamientos ni apartaderos para autobuses. De este modo, se reducirá la densidad de tráfico, pero sobre todo su velocidad”, ha señalado la concejala Duñike Agirrezabalaga. Esta reducción de la superficie destinada al tráfico rodado permitirá el aumento del espacio disponible para el peatón, con nuevas y amplias zonas verdes y arboladas, generando un espacio amable para los vecinos.

Loiola se prepara para un gran cambio”, ha dicho la concejala de Participación. “Si hace unos años se vivió una primera fase con la actuación en el núcleo del barrio y paseo del Urumea, ahora se va actuar sobre una zona a la que los loiolatarras le daban la espalda. A ello se une la nueva estación de Euskotren y los espacios liberados bajo el nuevo viaducto. Es decir, lo que antes eran barreras y limites se transforman ahora en una oportunidad para la vida del barrio de Loiola ”, ha dicho.

Nueva rotonda para la distribución de los tráficos

Frente al lateral este de la nueva estación, donde se encontrará uno de sus accesos, se ha diseñado un nuevo y amplio espacio público, una nueva plaza abierta que servirá para albergar todo tipo de actividades al aire libre. Para priorizar el tránsito peatonal a su paso por este ámbito, la calzada se transformará en vial de coexistencia, dotado de pasos con resalto, a lo largo de un tramo de 50 metros, incluido el espacio bajo el puente de la estación.

Junto al puente de los cuarteles, se creará una nueva rotonda para la distribución de los tráficos. Se ampliará el espacio de acera entre el vial y el río, iniciándose a partir de este punto el enlace peatonal con el nuevo desarrollo de Txomin enea. También se va a construir un nuevo aparcamiento subterráneo bajo la travesía con capacidad para 100 plazas y que dará respuesta a la falta de aparcamiento en el barrio.

“A lo largo del proceso de participación, que ha tenido una buena acogida en el barrio, se han desarrollado cuatro reuniones para debatir y concretar los usos y diseño de la nueva Travesía de Loiola”, ha destacado Duñike Agirrezabalaga. “Se han debatido aspectos como la accesibilidad, la perspectiva de género, las necesidades de niños y mayores, etc.”.

Texto: Prensa Ayuntamiento Donostia/Redacción

Foto: Prensa Ayuntamiento Donostia