Maratón de Donostia / San Sebastián (26 nov): cambios en el tráfico

Con motivo de la celebración de la Maratón de Donostia / San Sebastián, el Medio Maratón y la carrera de 10 km el próximo domingo 26 de noviembre, el Ayuntamiento y la Organización, en vista de las afecciones que se prevén en el tráfico, los aparcamientos y los transportes de la ciudad, han puesto en marcha un dispositivo especial que comenzará a las 8:30 y finalizará sobre las 14:00 horas. La Maratón afectará a los Barrios de Amara, Loiola, Centro, Gros y Antiguo.

A las 8:45 horas se efectuará la salida, desde el paseo de Errondo, de la prueba de 10 Km. La Maratón y Media Maratón comenzarán a las 09:00 horas. Los recorridos de la Media maratón y 10 km. están englobados dentro del itinerario a seguir por la Maratón.

Se cerrarán a los vehículos particulares parte de los accesos al Centro, Gros y Amara, aunque las afecciones más importantes se centrarán en las zonas de Antiguo y Loiola. Igualmente no se podrá circular por el Paseo de la Concha, Easo y Pº Errondo.

Se desaconseja el acceso a la ciudad por la zona de Antiguo-Ondarreta.

Los vecinos de las zonas citadas que quieran utilizar sus vehículos lo podrán hacer siguiendo las indicaciones de los agentes de Movilidad, Guardia Municipal y organizadores de la carrera para buscar la salida de las zonas afectadas por la carrera.

Respecto a los cortes de tráfico, hay que destacar que, a partir de las 8:30h, cruzar la ciudad del Este al Oeste se deberá realizar por la variante GI-20. Por otro lado, tanto el acceso como la salida de la ciudad por el vial del Urumea estará abierto permanentemente, asimismo, la entrada y la salida del tráfico de los distintos barrios se verán afectadas.

Los cortes de tráfico se efectuarán a las 08:30 horas y hasta el final de la carrera, aproximadamente las 14:00h, a excepción de los que se realicen en Pº de Errondo, en el tramo comprendido entre la Glorieta de Podavines y Aita Donostia (sentido Aita Donostia) que se realizará las 6:30h.

La carrera en su conjunto obligará a realizar alteraciones en la ciudad que afectarán a residentes, líneas de autobús, taxis, aparcamientos subterráneos y circulación en general.