El Programa “Vacaciones en Paz” pide la colaboración de 20 familias donostiarras

Desde hace 32 años, el Departamento de Cooperación del Ayuntamiento de San Sebastián, con la colaboración de la Asociación de Amigos y Amigas de la RASD y el Frente Polisario, pone en marcha el programa “Vacaciones en Paz”. Una iniciativa que consiste en la acogida de niñas y niños saharauis de entre 10 y 12 años, durante dos meses de verano, por parte de familias donostiarras. El objetivo de esta iniciativa es aliviar, en medida de lo posible, las duras condiciones de vida que padecen estas y estos menores en los campamentos. Durante la estancia reciben revisiones médicas, se alimentan de forma variada y, sobre todo, conocen otro entorno muy distinto al desierto en el sobreviven.

El proyecto “Vacaciones en Paz” es ante todo un símbolo de solidaridad con las niñas y niños saharauis cuyo fin es que estas y estos menores vivan durante los meses de verano unas «vacaciones» reales, de verdad y en paz, lejos de las duras condiciones que resisten el resto del año.

Este verano de 2018 el objetivo es llegar a acoger en Euskadi a 300 niñas y niños. Cifra ambiciosa, ya que cada año el número de acogimientos va descendiendo debido a la falta de familias de acogida. Sin embargo, en Donostia, mantenemos la apuesta de seguir acogiendo a 30 menores y para ello necesitamos 20 familias de acogida nuevas. Precisamente, son los más pequeños y pequeñas los que necesitan hogar para este verano, los que salgan por primera vez de los campamentos.

Desgraciadamente, un año más, ha sido necesaria la puesta en marcha del programa, ya que el pueblo saharaui sigue viviendo en condiciones extremadamente difíciles en los campamentos de población refugiada en Tindouf, dependiendo para su subsistencia exclusivamente de la ayuda humanitaria. Queremos denunciar esta injusticia que ya alcanza los 42 años.